Colegio Nuestra Señora de Fátima. Ciudad Rama


Historia

Colegio Parroquial Nuestra Señora de Fátima
El Rama (Nicaragua)

 

Era la primavera de 1958 cuando llegaron a El Rama (Zelaya Central) las primeras hermanas Capuchinas de la Madre del Divino Pastor para hacerse cargo de la escuela parroquial “Nuestra Señora de Fátima” y colaborar en la tarea misionera de la Iglesia local.

 

El trabajo pastoral de la comunidad se desarrolla entre la atención a la catequesis, trabajo en el equipo de Pastoral y la colaboración en la catequesis de las comunidades rurales, con la finalidad de llevar la Buena Nueva a los pueblos. Destacada es también la labor desarrollada desde hace muchos años para la capacitación y formación de Maestros Rurales.

 

No podemos olvidar el importante trabajo que desarrollan las Hermanas en la escuela, atendiendo alumnos de todas las edades, y procurando solucionar las dificultades más urgentes y graves de las familias, con la mirada puesta en Dios, Padre misericordioso, dirigiéndole la plegaria con "fe y confianza".

 

Desde hace más de veinticinco años coordinan también el grupo de Alcohólicos Anónimos y realizan cursos de capacitación doméstica, y labores con las amas de casa en los diferentes barrios de la población.

 

 

 

 

HISTORIA DE LAS APARICIONES DE LA VIRGEN DE FÁTIMA

 

 

Como preparación a las apariciones de Nuestra Señora, un ángel quien se identificó como el "Ángel de Portugal", le habló en primer lugar a los niños diciéndoles: "No temáis. Yo soy el ángel de la Paz. Rezad conmigo".

Luego él se arrodilló, doblándose hasta tocar el suelo con su frente y rezó: "Dios mío, yo creo, yo adoro y yo te amo!, te pido perdón por aquellos que no creen, no adoran, no confían y no te aman!" El dijo esta oración tres veces. Cuando se paró, le dijo a los niños "Rezad así. Los corazones de Jesús y María están atentos a la voz de sus súplicas". Él dejó los niños quienes empezaron a decir esta oración frecuentemente.

 

Las apariciones del Ángel de Portugal (1916)

 


En la Portugal rural del 1917 no es inusual el ver a los niños llevando a sus rebaños a pastorear. Esto es lo que los niños de la familia Marto y Santos, todos primos, hacían en estos días. Casi siempre eran Lucía Santos, Francisco Marto y su hermana Jacinta, los que con gusto tomaban esta responsabilidad agradecidos por el chance de estar al aire libre y de jugar mientras las ovejas pastoreaban en silencio. Ellos llevaban a pequeños grupos de ovejas a pastorear en parcelas pertenecientes a sus padres en diferentes partes de la sierra, el altiplano en el que se encontraba el pueblito de Fátima (donde la Iglesia parroquial se encontraba) y Aljustrel (donde vivían los niños).

 

Dos miradores favoritos eran las colinas que miraban a Aljustrel, cerca de un campo llamado Loca do Cabeco (Lugar de la Cabeza) y la Cova da Iria (Enseñada de Irene) a un distancia de Fátima. En estos lugares ocurrieron las apariciones que cambiarían el curso de la vida de estos niños y de la historia del siglo 20.

Galería de fotos

Fiestas Patrias 

Banda del Colegio Nuestra Señora de Fátima 2016

 

Desfile del 14 de Septiembre 2016

 

FINALISTAS 2016

Noticias de Facebook

Galería de Videos

Contacto